• Empiece con un desayuno saludable. Coma un tazón de avena con leche descremada, nueces y moras o 2 huevos con 1-2 tostadas de pan integral.

 

  • Durante las festividades, coma una comida balanceada,  aunque sea un poca más grande de lo normal.  Las ofrendas de los feriados usualmente incluyen muchos almidones:  relleno, pan, papas  y fideos.  Envés de comer una taza de cada uno, trate de comer un total de una a dos porciones.

 

  • Sea selectivo con su comida. Guarde espacio en su plato para su comida preferida y omita lo ordinario y menos provocativo, como el pan y la mantequilla.

 

  • No se sienta presionado a comer de todo. Si se enfoca en crear un plato balanceado, probablemente no tendrá lugar para todo . Guarde espacio para mañana.

 

  • Omita servirse por segunda vez. Cuando aparecen una vez al año todas las recetas familiares favoritas, es difícil de resistirlas. Tome su tiempo, coma despacio y saboree su primer servicio.  ¿Alguien realmente se siente hambriento después de comer el primer plato en la cena de Acción de Gracias o de Navidad? Probablemente no.  Deje que su comida de asiente y guarde espacio para el postre.

 

  • Pruebe de todo. Las comidas de los feriados son un festín y la oportunidad de probar una variedad de comida. Pero si usted solo come un par de bocados, envés de toda una cucharada de cada plato, usted todavía puede tener el placer de probar todas las comidas que le gustan.

 

  • Considere el postre como una merienda, no como parte de su comida. Postres son una parte integral de la mayoría de las celebraciones, pero muchos los consideramos como el cierre de la comida. ¿Qué si a cambio de comer el postre inmediatamente después de la comida, esperamos un poco?  ¿Y qué si solo comemos una pequeña tajada de cada uno?

 

  • Omita las salsas. Un emparedado de pavo por aquí, una tajada de pastel por alla y por igual una taza de eggnog. Todo esos extras van agregando. No se olvide que siempre hay un mañana y guarde las sobras.

Acción de Gracias y Navidad deberían ser días para celebrar y dar gracias. Piense lo mucho que su cuerpo le va agradecer si usted disminuye la cantidad de comida ingerida y come con más conciencia.